A través de la Defensoría del Niños, Niñas y Adolescentes y del Centro de Asistencia a la Víctima y Protección al Testigo zona Norte (CAV), la Defensoría del Pueblo entiende que estos hechos “vuelven a poner el foco sobre la educación sexual, los vínculos humanos en establecimientos escolares y fuera de ellos”.

La Ley de Educación Sexual Integral (ESI) rige a nivel nacional desde 2006 pero no todavía en el ámbito provincial santafesino, pese a avances y retrocesos en intentos de aplicarlas desde el Ministerio de Educación y a los alarmantes datos que el documento Defensorial saca a relucir.

“Según datos relevados por el Ministerio de Educación de Santa Fe en el ciclo lectivo 2019 se detectaron, a partir del relato de niñas, niños y adolescentes, 493 situaciones de abuso sexual y 507 de violencia familiar. En 2018 los resultados de las encuestas Aprender arrojaron que alrededor del 80% de los estudiantes piden tener ESI en las escuelas”, dice el pronunciamiento conjunto del CAV zona Norte y la DNNyA.

Subraya que “la ESI es un derecho en sí mismo, pero a su vez permite que otros derechos sean garantizados, incorpora el respeto a la diversidad sexual y de género y el carácter científico y laico de los contenidos. Y si bien, hace hincapié en la prevención de las violencias, y buena parte de los abusos sexuales que se denuncian en la provincia provienen de lo que las niñas, niños y adolescentes manifiestan en esos espacios, la Ley no se reduce sólo a eso. Cuidar el cuerpo, valorar la afectividad, ejercer los derechos, reconocer la perspectiva de género y respetar la diversidad son los ejes sobre los que trabaja la Educación Sexual Integral. Por lo tanto, trabajar la ESI es trabajar desde una perspectiva de derechos humanos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.