En la Estación Belgrano, funcionarios municipales dieron detalles sobre la aplicación de la nueva Ordenanza de Habilitaciones de locales comerciales que comenzará a regir este miércoles 12 de julio. Esta norma busca adecuarse a las necesidades actuales de la actividad productiva, con el fin de regular tanto las económicas como aquellas que no lo son, pero también se desarrollan en un local, dentro del ejido municipal.

Cabe recordar que las normas hasta el momento son la Ordenanza Nº 12.056, creada en el año 2013, y la Oficina Virtual, que se puso en funcionamiento en 2018. Es por eso que esta nueva regulación significa un avance en el ordenamiento de las habilitaciones comerciales. Según las autoridades, a diez años de la última actualización normativa, era necesario cambiar los paradigmas que regulan el trámite de habilitación para adaptarlos a la realidad y acompañar la dinámica comercial.

Así lo indicó el secretario General del municipio, Mariano Granato, quien aseguró que “la indicación del intendente Emilio Jatón es generar un Estado más eficiente, que esté a la altura de los problemas de la gente, y para eso hay que modificar una serie de normas”. Luego agregó que “en este caso, definimos como prioridad trabajar sobre el sector productivo y comercial, que es el que mayores puestos de trabajo genera en la ciudad de Santa Fe, simplificando de alguna forma los trámites que deben completar las y los emprendedores, modificando también los tiempos administrativos”.

Antes de finalizar, Granato destacó: “Lo que estamos haciendo con esta ordenanza es simplificando, adaptando también el uso de nuevas tecnologías para hacer más eficiente el uso del tiempo. La prioridad es agilizar los trámites para estar más cerca de la producción y que el Estado deje de ser una traba para convertirse en un aliado estratégico de la generación de empleo privado en nuestra ciudad”.

El secretario de Producción y Desarrollo Económico, Matías Schmüth, agregó que “la ordenanza modificada tenía diez años y después de ese tiempo de aplicación pudimos detectar distintas cuestiones que hacía que los trámites acaben por trabarse o complicarse”.

Luego fundamentó que “la mitad de los trámites que ingresan al municipio terminan siendo rechazados por cuestiones formales que no tienen que ver con la actividad propiamente dicha. Por ello, esta ordenanza busca poner el eje en el tipo de actividad, estableciendo distintas categorías (menor, media y grande) así como también el riesgo que implique cada una de ellas (riesgosa y no riesgosa)”, describió.

Del mismo modo detalló que se persigue “que las actividades que se desarrollen en zonas adecuadas y de manera segura, tanto para quien la desarrolla como para quien va a esos espacios. También se buscó una norma que implique todo lo relacionado con la habilitación: el uso del espacio público, los cerramientos, la utilización de las veredas, etc.”, detalló.

Y en esta línea, recordó que existía “un reclamo cotidiano tanto de sectores industriales como los comerciales, productivos y de emprendedores, para generar una modificación a la norma actual. La verdad es que hoy tenemos un nuevo instrumento que tuvo una discusión legislativa importante en ese sentido”, expresó.

Por su parte, el concejal Lucas Simoniello destacó la importancia de esta nueva norma y dijo, como integrante del cuerpo deliberativo local, que “lo importante es acompañar a la producción local, generando un Estado eficiente que acompañe a quienes emprenden el camino de habilitar un comercio, para dar las certificaciones previas y tener la certeza de que ese local, el día de la inauguración, tendrá todos los papeles en regla”.

“Se trata de escuchar a todos los sectores y los actores de la ciudad de Santa Fe. Así que, en este caso, la ordenanza de habilitación de negocios busca tener en cuenta el riesgo que puede provocar una actividad desarrollada en la ciudad, pero poniendo el ojo en acompañar a cada una de las personas que quieren avanzar en este camino”, concluyó el edil.

Nuevos criterios y herramientas

Con la incorporación de nuevas herramientas, la municipalidad busca bajar el índice de trámites rechazados, mejorar la calidad de la información y, por consiguiente, brindar un mejor servicio.

Clasificación por riesgo y tamaño es uno de los criterios que introduce la ordenanza, a través de la cual se propone una segmentación primaria, teniendo en cuenta lo riesgoso de cada actividad y las dimensiones del local donde se desarrolla.

Otro de los ítems que se tuvieron en cuenta está relacionado con la mirada integral del local comercial. En un mismo instrumento normativo se regula el desarrollo de actividad dentro del local comercial como así también, el desarrollo de la actividad en el espacio público.

En cuanto a las nuevas herramientas que generará la ordenanza, se contempla:

-Certificado edilicio del local, pensado para casos con planos registrados que no posean Final de Obra.

-Plano de Habilitación, para modificaciones internas del local, no registradas pero que no comprometen la seguridad del local.

-Constancia de Habilitación en trámite: se pone en marcha una vez iniciada la solicitud, bajo declaración jurada y tiene un plazo de 60 días.

-Habilitación Provisoria: corresponderá para aquellos casos en que el local cuente con informes aptos, pero exista inconvenientes con el plano. Plazo: 12 meses.

-Cambios de titularidad: se incorporan y actualizan los procedimientos para nuevas figuras tales como: Transferencia de fondo de comercio, Cambio de razón social, Cambio de denominación.

-Regulación Verificación Previa: permitirá conocer si un inmueble es apto para desarrollar una actividad específica.

-Comisión de Habilitación: consiste en la conformación de una mesa interdisciplinaria para resolver situaciones inusitadas.