El Sabalero salió con un sistema nuevo producto de las bajas. Un tradicional 4-4-2, con Pierotti y Arrúa por los costados y Conejo Benítez bien de punta. El local tomó la iniciativa en los minutos iniciales, pero Belgrano fue el que llegó mejor, con un tiro de Pereira que tapó bien Chicco. Primer llamado de atención para un Pipo Gorosito que ya estaba dando indicaciones al borde el campo.

El Pirata por momento se hacía ancho e incomodaba a la defensa rojinegra, que no estaba del todo firme en los costados. Amén de todo esto, mucha movilidad de Benítez en Colón, que ya había generado varias infracciones, aunque lejos del área rival. En el caso de Farías, se recostaba para intentar desnivelar y aprovechar el adelantamiento de Perlaza, pero sin éxito pasados los 10′.

Pierotti se hacía cada vez más notar y, luego de una apilada de Zapelli, se mandó por derecha tras un robo de Perlaza para probar al arco, pero con destino pifiado, cuando por el otro lado venía Farías. Así y todo, Colón se mostraba mejor. La falta de precisión era lo que primaba y por eso no había un gol en el partido. Si bien tampoco era un show de situaciones de riesgo, al menos intentaban.